Vuelven las “Noches de Impro” a la Casa del Barrio

noches de impro casa del barrio

Será el jueves 8 de Mayo a las 21 h.

¡¡ ya están aquí !! ¡Llegan a la Casa Del Barrio las Noches De Impro!

Todo un clásico ya del panorama de la improvisación madrileña ahora también en la Casa del Barrio.

Historias que comienzan en vallekas y terminan en shangai, Lugares donde el publico jamas a estado, y los improvisadores tampoco..
Dale rienda suelta a tu imaginación.. Todo es posible en las ¡ NOCHES DE IMPRO !

Algunos veteranos de este noble arte estarán con nosotros para deleitarnos con lo mejorcito del teatro improvisado.

Tu pones las ideas y ellos.. ¡harán lo que puedan!
Si ya los conoces pasate a saludarlos, y si no.. ¡Pásate a conocerlos!

Risas Garantizadas al 99,9 %

Anuncios

Botella retirará los parquímetros de Carabanchel tras la presión vecinal

Parquímetros 20 minutos

Vecinos de Carabanchel Alto celebrando la noticia de la retirada de los parquímeteos

Los residentes de la periferia de Madrid están a un paso de conseguir una de las mayores victorias vecinales de los últimos años. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado este lunes que eliminará desde el 1 de julio el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en los cascos históricos periféricos, es decir, en los distritos de Carabanchel, Fuencarral y Hortaleza (donde hay 2.334 plazas verdes). El colectivo antiparquímetros llevaba luchando para conseguir este objetivo desde 2006, cuando el entonces alcalde Gallardón amplió el SER a la periferia. “Por fin alguien ha recapacitado en el Ayuntamiento. Más vale tarde que nunca”, asegura Pedro Casas, histórico líder de los antiparquímetros de Carabanchel. Por fin alguien ha recapacitado en el Ayuntamiento.

La retirada de los parquímetros en estos barrios se incluirá, según ha adelantado la primera edil, en la nueva ordenanza de Movilidad que se prevé aprobar este martes en la Junta de Gobierno. A principios de marzo, el  Ayuntamiento aprobó el proyecto de modificación inicial de la normativa y abrió un periodo de alegaciones, para que vecinos y colectivos ciudadanos presentaran sus propuestas de reforma. Durante este tiempo, el colectivo antiparquímetros ha presentado más de mil alegaciones, entre las que se encontraba la eterna petición para eliminar el aparcamiento de cobro en las calles de la periferia. No era la primera vez que lo exigían, pero en esta ocasión sí les han escuchado. Entre las alegaciones presentadas oficialmente, los vecinos pedían “excluir de la zona SER a ocho barrios de la periferia: los cascos históricos de Carabanchel Alto y Bajo, de Fuencarral y de Hortaleza; además de los barrios de La Paz y El Pilar, al sur de Fuencarral-El Pardo, y las zonas de Almenara y Valdeacederas, al norte de Tetuán”. Así pues, el Ayuntamiento ha aceptado las propuestas a medias: se quitará en los cascos históricos, pero no en el resto de zonas polémicas. “No se puede negar que es una victoria. Más vale tarde que nunca. Aunque todavía es menos de lo que esperamos: queremos que los retiren también de La Paz, El Pilar, Valdeacederas y Almenara”, reivindica Casas. “Nos ha pillado por sorpresa”.

Sin embargo, todavía se mantienen cautos. “El anuncio de Botella nos ha pillado por sorpresa. No se ha reunido con nosotros para explicarnos sus intenciones, habrá que ver si finalmente lo lleva a cabo”, cuenta el representante vecinal. De hecho, el propio Ayuntamiento tampoco ofrece detalles sobre la aplicación de la medida. La alcaldesa se ha limitado a añadir que ha quedado “demostrado que los parquímetros no eran tan necesarios en la periferia como en el resto de la ciudad”. Pero el Ayuntamiento no aclara cuánto recauda con el SER en los barrios periféricos (en toda la ciudad se lleva 87 millones de euros) ni explica si devolverá a los residentes el dinero pagado por la tarjeta verde anual. Se ha demostrado que los parquímetros no eran tan necesarios en la periferia, reconoce BotellaPor otro lado, en el proyecto inicial de la ordenanza de Movilidad también se incluía la extensión del SER a calles de Ciudad Universitaria y Príncipe Pío, cambios para permitir el estacionamiento en zona verde durante tres horas (y no una como hasta ahora) y la normativa para poner en marcha los parquímetros inteligentes, que cobrarán tarifas diferenciadas en función de la antigüedad del vehículo y de la cantidad de polución que haya en cada barrio y en cada momento. El Ayuntamiento prevé presentar este martes su propuesta de tarifas.

La decisión municipal llega después de ocho años de protestas de los vecinos y comerciantes contra los parquímetros. En 2006, Gallardón anunció que ampliaría el SER más allá de los distritos céntricos de la capital, incluso en enclaves alejados de la M-30, como los centros históricos de Carabanchel, Hortaleza y Fuencarral. El anuncio provocó el enfado de los residentes, que salieron a la calle en una manifestación espontánea el 21 de febrero de 2006 y cortaron la M-30 a la altura de la avenida de la Ilustración. En los días sucesivos continuaron las protestas por toda la ciudad (incluso se llegaron a quemar y precintar parquímetros), pero el Ayuntamiento no dio marcha atrás y los puso en marcha el día 1 de marzo. Esa misma jornada se celebró una manifestación vecinal, que se inició en la Plaza de la Villa y llegó a cortar la Gran Vía. “Por cálculos electorales, pero bienvenido sea” A partir de ahí, los antiparquímetros no han dejado de movilizarse. A mediados de 2006 ocuparon oficinas del Servicio de Estacionamiento Regulado y de la concejalía de Hacienda madrileña. En la precampaña de las elecciones municipales de 2007 sacaron a la calle a Ruiz-Vampirón, un muñeco que recordaba al alcalde: “Vota a Ruiz-Vampirón. Te arrepentirás”, rezaba el lema vecinal. También han protagonizado acciones de resistencia, como el encadenamiento del vecino Jesús Otero a un parquímetro o la presentación de demandas contra el Ayuntamiento por el cobro del SER. De hecho, un tribunal llegó a declarar ilegal la ampliación del SER, por lo que miles de multas fueron consideradas nulas. “Tanto tiempo estando activos tenía que dar sus frutos. Seguramente Ana Botella ha tomado la decisión de eliminar los parquímetros por cálculos electorales o porque ha visto que no salía rentable mantenerlos. Pero bienvenido sea”, concluye Casas.

Fuente: www.20minutos.es

Los parquímetros desaparecerán de Carabanchel el 1 de julio

JPG - 67 KB

Vecinos de Carabanchel Alto en una manifestación en contra de los parquímetros

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado este lunes que eliminará desde el 1 de julio el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en los cascos históricos de los distritos de Carabanchel, Fuencarral y Hortaleza.

Después de defender el SER como “sistema que funciona”, la primera edil ha adelantado que este martes la Junta de Gobierno aprobará una nueva ordenanza de Movilidad y su correspondiente normativa fiscal para hacer posible un servicio de estacionamiento regulado más inteligente, guiado por criterios ambientales y que “recoge las demandas de los vecinos y la experiencia del sistema utilizado en los últimos años”.

La regidora ha señalado que el SER ha sacado del centro de la ciudad más de 300.000 coches al día y ha optimizado el uso del transporte público. A eso ha unido que fenómenos como la doble fila, “tan típica de aquel otro Madrid, quedarán para la historia”.

Fuente: Madridiario

 

Protestas contra construcción de una cripta en una parroquia de Carabanchel

Vecinos de Carabanchel han protestado hoy contra la construcción de una cripta subterránea en la parroquia católica de Santa Catalina Labouré, inaugurada hace más de diez años pero que todavía está pendiente de obtener la licencia de primera ocupación y funcionamiento.

Con carteles de “No al cementerio”, alrededor de un centenar de vecinos han mostrado su oposición a este proyecto en una concentración frente al templo que tienen previsto repetir mañana a mediodía.

“Se están cometiendo varias ilegalidades”, ha señalado a Efe Jorge Ruiz, vocal portavoz de IU en la Junta municipal de Carabanchel, que ha estado en la protesta para reclamar un “uso social” del terreno.

Gestionada por la institución católica Camino Neocatecumenal, la parroquia de Santa Catalina Labouré está situada en pleno barrio de Carabanchel, en la calle del Arroyo Opañel número 29.

Aunque fue inaugurada hace más de diez años, todavía está pendiente de obtener la licencia de primera ocupación y funcionamiento a través del área de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, según han confirmado a Efe fuentes municipales.

Un portavoz de la parroquia ha explicado a Efe que cuando consigan este permiso empezarán a construir la cripta, con capacidad para 225 nichos, además de un aparcamiento subterráneo con una veintena de plazas, obras que prevén comenzar antes de septiembre.

El 4 de mayo explicarán a los feligreses este proyecto de ampliación del complejo parroquial, la tercera y última fase de unas trabajos que se realizarán en una parte sobrante de la parcela cedida por el Ayuntamiento de la capital al Arzobispado de Madrid tras una permuta, según las mismas fuentes.

Además, han precisado que para construir y poner en funcionamiento la cripta no necesitan ningún permiso de Sanidad por parte de la Comunidad de Madrid porque los nichos estarán “herméticamente cerrados” y los cadáveres serán embalsamados.

Según ha explicado a Efe el portavoz de IU en Carabanchel, el Ayuntamiento sigue conservando la propiedad de una parte del terreno, aunque la mayoría pertenece a la parroquia, que la recibió con el objetivo de darle un “uso de culto”.

“Se van a lucrar con terreno cedido”, ha criticado el político, en referencia al aparcamiento y a los nichos que, según ha augurado, “venderán” o “alquilarán”.

Fuente:lavanguardia.com

La Policía Nacional desaloja a 30 familias de la Corrala La Charca de la Avda. de Fátima

 

Al menos 30 familias (12 menores incluidos) de la ‘Corrala La Charca’, situada en la calle Codorniz, 2, en Carabanchel, han sido desalojadas este jueves por la Policía, tal y como ha informado la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) a 20minutos. “El desalojo ha sido muy rápido y se ha producido sin orden judicial previa. Las familias se han resistido al desalojo, por lo que ha habido un detenido. Ahora estamos buscándoles un nuevo alojamiento”, ha explicado un portavoz de la PAH La Delegación del Goobierno, por su parte, asegura que el desalojo se ha producido sin mayores incidentes (solo un arresto por resistencia a la autoridad) y con orden judicial previa.

El edificio, con cinco plantas y 30 viviendas, fue ocupado el pasado 27 de marzo por un grupo de ‘okupas’ autodefinidos como desempleados, jóvenes precarios, desahuciados y familias sin recursos. Querían reivindicar así “un modo legítimo de acceder a una vivienda, en tanto en cuanto la vivienda siga siendo un lujo accesible solo para unos pocos”, según expresó un portavoz. Su intención era llegar a levantar un centro social ‘okupado’. Los nuevos inquilinos querían convertir el edificio en un proyecto para gente desahuciada y también habilitar algunos espacios comunes, “así como alguna que otra vivienda a modo de centro social, como un espacio en el  que distintos colectivos puedan reunirse y celebrar charlas, talleres y debates”.

El inmueble es propiedad de la empresa UNIFO (que también sufrió en 2012 la ocupación de diversas propiedades en Parla) y llevaba más de dos años vacío: “Esta empresa que especuló todo lo que pudo con la vivienda, un bien de primera necesidad, fue devorada por su propia avaricia dejando por el camino astronómicas deudas con las administraciones públicas. Ya que en teoría la vivienda es un bien social, socialicemos esas viviendas abandonadas a su suerte y pongámoslas a disposición de la gente que las necesita”, ha relatado un portavoz de STOP desahucios.

Fuente: 20minutos.es