Protestas contra construcción de una cripta en una parroquia de Carabanchel

Vecinos de Carabanchel han protestado hoy contra la construcción de una cripta subterránea en la parroquia católica de Santa Catalina Labouré, inaugurada hace más de diez años pero que todavía está pendiente de obtener la licencia de primera ocupación y funcionamiento.

Con carteles de “No al cementerio”, alrededor de un centenar de vecinos han mostrado su oposición a este proyecto en una concentración frente al templo que tienen previsto repetir mañana a mediodía.

“Se están cometiendo varias ilegalidades”, ha señalado a Efe Jorge Ruiz, vocal portavoz de IU en la Junta municipal de Carabanchel, que ha estado en la protesta para reclamar un “uso social” del terreno.

Gestionada por la institución católica Camino Neocatecumenal, la parroquia de Santa Catalina Labouré está situada en pleno barrio de Carabanchel, en la calle del Arroyo Opañel número 29.

Aunque fue inaugurada hace más de diez años, todavía está pendiente de obtener la licencia de primera ocupación y funcionamiento a través del área de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, según han confirmado a Efe fuentes municipales.

Un portavoz de la parroquia ha explicado a Efe que cuando consigan este permiso empezarán a construir la cripta, con capacidad para 225 nichos, además de un aparcamiento subterráneo con una veintena de plazas, obras que prevén comenzar antes de septiembre.

El 4 de mayo explicarán a los feligreses este proyecto de ampliación del complejo parroquial, la tercera y última fase de unas trabajos que se realizarán en una parte sobrante de la parcela cedida por el Ayuntamiento de la capital al Arzobispado de Madrid tras una permuta, según las mismas fuentes.

Además, han precisado que para construir y poner en funcionamiento la cripta no necesitan ningún permiso de Sanidad por parte de la Comunidad de Madrid porque los nichos estarán “herméticamente cerrados” y los cadáveres serán embalsamados.

Según ha explicado a Efe el portavoz de IU en Carabanchel, el Ayuntamiento sigue conservando la propiedad de una parte del terreno, aunque la mayoría pertenece a la parroquia, que la recibió con el objetivo de darle un “uso de culto”.

“Se van a lucrar con terreno cedido”, ha criticado el político, en referencia al aparcamiento y a los nichos que, según ha augurado, “venderán” o “alquilarán”.

Fuente:lavanguardia.com

Anuncios

La Policía Nacional desaloja a 30 familias de la Corrala La Charca de la Avda. de Fátima

 

Al menos 30 familias (12 menores incluidos) de la ‘Corrala La Charca’, situada en la calle Codorniz, 2, en Carabanchel, han sido desalojadas este jueves por la Policía, tal y como ha informado la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) a 20minutos. “El desalojo ha sido muy rápido y se ha producido sin orden judicial previa. Las familias se han resistido al desalojo, por lo que ha habido un detenido. Ahora estamos buscándoles un nuevo alojamiento”, ha explicado un portavoz de la PAH La Delegación del Goobierno, por su parte, asegura que el desalojo se ha producido sin mayores incidentes (solo un arresto por resistencia a la autoridad) y con orden judicial previa.

El edificio, con cinco plantas y 30 viviendas, fue ocupado el pasado 27 de marzo por un grupo de ‘okupas’ autodefinidos como desempleados, jóvenes precarios, desahuciados y familias sin recursos. Querían reivindicar así “un modo legítimo de acceder a una vivienda, en tanto en cuanto la vivienda siga siendo un lujo accesible solo para unos pocos”, según expresó un portavoz. Su intención era llegar a levantar un centro social ‘okupado’. Los nuevos inquilinos querían convertir el edificio en un proyecto para gente desahuciada y también habilitar algunos espacios comunes, “así como alguna que otra vivienda a modo de centro social, como un espacio en el  que distintos colectivos puedan reunirse y celebrar charlas, talleres y debates”.

El inmueble es propiedad de la empresa UNIFO (que también sufrió en 2012 la ocupación de diversas propiedades en Parla) y llevaba más de dos años vacío: “Esta empresa que especuló todo lo que pudo con la vivienda, un bien de primera necesidad, fue devorada por su propia avaricia dejando por el camino astronómicas deudas con las administraciones públicas. Ya que en teoría la vivienda es un bien social, socialicemos esas viviendas abandonadas a su suerte y pongámoslas a disposición de la gente que las necesita”, ha relatado un portavoz de STOP desahucios.

Fuente: 20minutos.es