Placa 36. Yacimiento romano en Carabanchel

Placa 36. Yacimiento romano en Carabanchel

A finales de 2005 durante las obras de la carretera que iba a conectar la M-30 con la avenida de los Poblados se encontraron restos de una villa romana de al menos el siglo I d.C. El hallazgo fue confirmado por la Comunidad de Madrid. Los elementos arqueológicos que yacían bajo las obras del parque de Eugenia de Montijo fueron hallados tras la apertura por las excavadoras de una contrata municipal de una zanja de unos 300 metros de longitud por diez metros de anchura y dos de profundidad.

La fuerte oposición vecinal, que ya había alertado a las administraciones de la probable existencia de restos romanos en la zona, consiguió paralizar la construcción de la carretera.

 

Los vestigios arqueológicos hallados incluyen un fémur de gran tamaño; un horno de cocción de alimentos; numerosas tejas de fábrica romana, bien de viviendas habitadas o bien de tejares de la época; una rueda de molino para moler harina, en piedra granítica, de más de un metro de diámetro; fragmentos de vasijas de diferente tamaño, de la variedad saguntina, en color rojo muy vivo; un pozo pétreo de hechura arcaica, y, sobre todo, abundantes hiladas de muros y pavimentos de pedernal y caliza, enterradas en el suelo y de larga traza aún por delimitar, de la variedad ostraccus. Esta disposición murada presidía muchos poblamientos romanos en la península Ibérica.

Ya en 1860, historiadores y científicos como Amador de los Ríos y Antonio Vives, así como en 1897 el arqueólogo que documentó los yacimientos romanos de Mérida, José Ramón Mélida y, más tarde, en 1903, el académico de la Historia José María Florit situaban en las inmediaciones del cementerio de Nuestra Señora de la Antigua -donde acaban de encontrarse los últimos hallazgos- el poblamiento romano de Miaccum. El emplazamiento de la villa de Miaccum es descartable, ya que con mucha probabilidad se encuentre cerca de Collado Mediano, en el yacimiento de El Beneficio.

Durante las obras de restauración de la Ermita de Santa María la Antigua en el año 1999 se encontraron pequeños fragmentos de objetos que pertenecen al siglo I o II a.C., probablemente, restos de ánforas usados por pobladores carpetanos, por lo que el yacimiento del Parque de Eugenia de Montijo puede incluir también restos de poblaciones carpetanas.

(Fuente: elpais.com y Wikipedia)

Anuncios