Quinta de recreo de Manuel Godoy (actual colegio Amorós)

Vista aérea del colegio Amorós

Vista aérea del colegio Amorós

Manuel José de Negrete, que era el II Conde del Campo Alange, además de militar, político y diplomático eligió una casa con huerta, a la salida de Carabanchel Alto y junto a la cañada que iba hacia Alcorcón y Boadilla del Monte, para construir su quinta de recreo y que poco a poco fue ampliando hasta alcanzar 11,83 hectáreas.

Manuel José de Negrete, Conde del Campo Alange, empezó a construir una casa-palacio y edificaciones auxiliares de la casa-palacio sobre una traza de jardines y huertas.

El 12 de enero de 1803 la reina María Luisa de Parma compró la quinta a Manuel José de Negrete, II Conde del Campo Alange, para regalárselo a su favorito Manuel Godoy, quien la usó como también quinta o finca de recreo.

Manuel Godoy en 1790

La ahijada e hija de Manuel Godoy, Carlota Luisa Godoy, la vendió en 1826 al financiero e hidalgo vasco Manuel Ramón de Villachica, quien inició su reparación y la devolvió su perdido esplendor.

En 1838 la quinta fue vendida al rico banquero gaditano José de Fontagud-Gargollo. Por aquel momento la finca tenía un gran huerto con muchos árboles frutales, olivos y parras, y criaderos de pavos reales, faisanes y palomas, además de una bonita y cómoda casa.

Posteriormente, la quinta pasó a ser propiedad del marqués de Salamanca, antes de que éste adquiriera la Finca de Vista Alegre, donde se establecería su residencia.

En 1870 la adquirió el caballero vizcaíno Mariano de Larrinaga al que se deben importantes mejoras tanto en el palacete como en su extenso jardín.

La hija de Mariano de Larrinaga, la condesa de Casa Puente, vendió la finca en 1941 a la compañía de María para adaptarla a escolasticado.

Desde entonces muchas han sido las reformas y parcelaciones que se han hecho para adaptarla a las cambiantes necesidades docentes, editoriales y religiosas de los padres Marianistas.

Sin embargo y pese a las reformas, aún es posible reconocer en la quinta los restos de una época de esplendor que ya pasó.

Entre las reformas más importantes destaca la adaptación del palacio del conde del Campo Alange en Escolasticado y posteriormente en centro educativo, así como la construcción de la iglesia parroquial de Santa María Madre de la Iglesia de los Padres Marianistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s