Carabanchel, la dulce perla

ermita de la Magdalena - Ermita de la Antigua. Carabanchel, 1818

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos del pasado romano de Carabanchel. Está más que demostrado que allá por el siglo I y II d.C., toda la zona del Parque de Eugenia de Montijo (terrenos de la antigua cárcel incluidos) estuvo poblada por alguna que otra villa romana. Es más, según el Colegio de Arqueólogos y la Plataforma Carabanchel, Historia y Patrimonio, ahí debajo se encuentra el yacimiento romano más importante de la Comunidad de Madrid. Pero mientras las administraciones públicas no se decidan a dar carta blanca a las excavaciones (algo que parece cada vez más lejano) poco más podremos saber sobre nuestro pasado más remoto.

Por eso, inauguro este blog con un artículo sobre el origen (conocido) de nuestro barrio. Sobre ese germen de lo que hoy somos, un antiguo pueblo, el de Carabanchel primero -y los de Carabanchel de Arriba y Carabanchel de Abajo después-, que han vivido infinidad de procesos históricos hasta llegar al distrito que hoy conocemos. Porque como dice José María Sánchez Molledo en su libro más popular, Carabanchel es un distrito con historia. Con mucha historia, apuntaría yo.

Para adentrarnos en el origen del Carabanchel actual tenemos que viajar hacia atrás en el tiempo. Concretamente, hasta el año 1085 de nuestra era.

El Carabanchel musulmán…

En época musulmana (siglos VIII-XI), este territorio estuvo poblado por algunas alquerías donde se concentraba toda su población. En el siglo IX, el emir Mohamed I de Córdoba estableció el primer asentamiento permanente en Mayrit, el gran Madrid que hoy conocemos. Este poblado se situaba en la zona que hoy ocupa el Palacio Real y que antes ocupó el Alcázar, trágicamente desaparecido.

Como hasta no hace mucho decían los mayores del lugar, ‘todo esto antes era campo’ y así era aquel minúsculo Carabanchel: todo campo desde la ermita de Santa María La Antigua (otrora de La Magdalena) hasta el río Guadarrama, actual Manzanares. Entonces, esta pequeña aldea servía para abastecer de cereales y ganado a ese emergente Mayrit.

La conquista castellana

Pero como decía antes, 1085 es una fecha clave. Ese año, el rey Alfonso VI de León, apodado ‘el Bravo’, conquistó Toledo a los árabes y con ello la ciudad de Mayrit y también nuestra pequeña aldea. Pero décadas más tarde, a mediados del siglo XII y en tiempos de Alfonso VIII de Castilla, la Corona decidió vender estas tierras y convertirlas en jurisdicción señorial. Es decir, fueron enajenadas de realengo para cederlas a la cada vez más poderosa nobleza.

El primer dueño reconocido de estas tierras fue el conde Pedro Manrique, alcaide del Alcázar de Madrid, con el objetivo de que las repoblase. No duraron mucho las tierras en manos del tal Manrique, pues pronto las donó al conde Gonzalvo Díaz y a su esposa Melisenda a cambio de haber saldado estos una deuda que aquel tenía con un tal Pedro Navarro. El pergamino de compra y venta, que hoy se conserva en la Catedral de Toledo, data de 1181 y reza lo siguiente:

“En el nombre del Señor. Amén.

Deseo se manifieste tanto a los presentes como a los futuros como yo Pedro, conde por la gracia de Dios, y mi hermana María Manrique, damos a vos Gonzalvo Díaz, amado nuestro y a vuestra esposa doña Melisenda, por los muchos servicios que nos hicisteis, Carabanchel, dada en prenda, como dulce perla, a Pedro Navarro por 100 maravedíes y vos la librasteis de aquellos 100 maravedíes. Damos a vos, digo, la susodicha heredad, con entradas y salidas, prados, fuentes, ríos y molinos y con todas sus pertenencias y con viñas, para que la tengáis y poseáis vos y todos vuestros descendientes para siempre jamás por juro de heredad y tengáis la potestad de hacer de esta lo de deseéis, para darla, venderla o cambiarla, y si alguien de los nuestros, u otros, quisiera deshacer este nuestro hecho, o en algo disminuirlo, caiga plenamente en la ira de Dios omnipotente y le trague la guerra con Satán y Abirón y peche 1.000 aureos a la potestad del coto regio, y a vosotros, haciendo sentir vuestra voz, sea doblada la heredad en parecido lugar”.

Diez años más tarde, Gonzalvo Díez se cansó de la “dulce perla carabanchelera” y aun a riesgo de entrar en guerra con Satán decidió hacer negocio y vender la aldea y todo lo que en ella había, habitantes incluidos. Los compradores fueron Lupo Pétriz y su esposa doña Fronila, que pagaron por Carabanchel 300 maravedíes, el triple de lo que había pagado Gonzalvo Díez diez años antes.  

Como podéis ver, lo de la especulación nos viene de muy atrás…

Y así es como nace la historia, al menos la conocida, de nuestro querido barrio: en un lejano siglo XI. Pero, ¿sabéis de dónde viene el origen del vocablo Carabanchel? Muy atentos al próximo artículo.

AUTOR

David Val Palao (PorCarabanchel)

Soy periodista y carabanchelero adoptivo de pro, o al menos así me considero. Llegué al barrio cuando todavía estaba en la Universidad, allá por el año 2007 y ya no lo he abandonado. El atractivo de sus gentes, de sus luchas y reivindicaciones, de sus pequeños comercios y de su patrimonio me atraparon desde el primer momento. En 2017 comencé a profundizar en la historia del barrio y desde 2020 realizo una ruta guiada a modo de freetour por nuestras calles. Tienes toda la información en este enlace. Con este blog pretende desgranar poco a poco, y a modo de pequeñas pinceladas, un poquito de lo mucho que esconde Carabanchel.

Imagen de portada: Ermita de la Magdalena. Juan Mieg (1818)

2 comentarios en “Carabanchel, la dulce perla

  1. Muy buenas, me encantan estas pedacito de historia de mi barrio, os cuento una, que me enteré la semana pasada, a través de la mujer de información primo mio, que resulta que es tataranieta del fundador de la antigua Fosforera que todos conocemos y a la vez fundador también del equipo del carabamchel y del Campo de La Mina, y tiene una famosa calle en Carabanchel, resulta que es un tal Alejandro Sánchez, hasta ahí se, molaría que vosotros que tenéis medios curiosearais un poquito más, lo dicho molan vuestras historias, un saludo.

    • Tienes toda la razón, Miguel Ángel. Alejandro Sánchez fue el director de la fosforera. En la ruta que hago por Carabanchel cuento la historia de esta fábrica y como este señor tuvo que ceder varias veces a las presiones de las trabajadoras (pues la inmensa mayoría del personal de la fábrica eran mujeres). Además, Alejandro Sánchez era uno de los personajes más influyentes de Carabanchel Bajo e incluso llegó a ser alcalde durante unos años. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s